Engin Akyurek demostrando su versatilidad y como Profesor de Linguística y Literatura. Mensualmente escribe articulos en la Revista "Kafasına Göre". Son artículos de gran interés por sociedad Turca.

Gracias a las amigas Argentinas por la traducción

REVISTA "KAFASINA GORE" ARTICULO N°1 "SEGUIR MIS SUEÑOS" 3/2015

16 fotos · Updated Hace 2 años

#EnginAkyürek #EnginAkyurekArgentina "Seguir mis sueños" Mi hondo y diliente sueño termina su turno, como un guardia liberado de su obligación por culpa de pulgas aburridas que me andan siguendo con sus gorras y silbatos. Las pulgas con sus silbatos y su peleón forma de andar por mi cuerpo cubrían la mayor, indecente parte de mi sueño en el area más privado de mis bóxers dálmatas. Mientras mi sueño desaparece en las partes blanco-negras de mis bóxers dálmatas, las hadas y las chicas morenas con los cachetes rosados con los que no me podría encontrar ni en cuentos, también van desvaneciendo sin mirarme a la cara. Pensé: "Malditas pulgas", pero ya todo está esparcido i desapareció como una nube de polvo. ¿Qué va a pasar ahora cuando cierro los ojos? ¿Cómo voy a escribir el final de este sueño? ¿Y si nada más lo invento? Escribir es de todos modos inventar cosas, ¿verdad? Supongo que puedo acabar este sueño iguál que como acabé todos los cuentos que había escrito antes. ¿Por qué siempre anoto mis sueños y me escondo detrás de los sueños que se van libremente mientas duermo como un niño pequeño? ¿Por qué no puedo reducir los problemas, tormentos y dolores que se reflejan en los rostros de la gente en este país y por qué estos malditos sueños no me dejan en paz? ¿Adónde van esos sueños míos que veo cada noche? Tal vez se esconden en alguna parte de mi cuarto, sin que yo lo sepa. Me devoro como un monstruo: "¿Hombre, cómo acaba ese sueño?" ¿Será que en sueños yo soy algún pervertido que viola a alguien y por eso no me acuerdo cómo terminan los sueños? ¿Tal vez soy un Don Juan sin bóxers y todas las chicas pelean por entrar en mi apartamento? ¡Cómo sea! Tengo que idear cómo terminan esos sueños. Por eso, yo no quiero que venga la noche y quiero poner la palabra "sueño" en un ataúd y enterrarlo lo más pronto posible. Entonces, lo más probable es que me voy a duchar y deshacerme de estas pulgas con gorras y silbatos. He visto muchas civilizaciones, luchado muchas guerras y hablado con muchos reyes en mis sueños. Si pudiera anotarlo todo i memorisar cómo termina este libro que estoy escribiendo sería el mejor vendido. Por ejemplo, una vez jugaba backgamon con Sócrates por una soda. Le dije: "Vamos a jugar por una botella de soda", viéndole asombrado. No me acuerdo quién ganó el partido. Supongo que las pulgas no me lo habían permitido. Aunque nuestro partido de backgamon trajo la armonía filosófica a mi sueño picazón y me liberó de las pulgas a momentos. La forma en la que Sócrates tiraba los cubitos describía el racionalismo como fanfarronería y hacía que sus bloques de backgamon parecieran como si contruía una antigua ciudad griega. Creo que Sócrates había ganado la soda y probablemente yo le dije en la cara: "Sócrates, haces trampas, mejor sería que enseñes a la gente tu conocimiento innato." Tal vez Sócrates se enojó cuando le dije esto y me emputó acariciando su barba la que vi en los libros de filosofía. Sí, el final de mi sueño con Sócrates es evidente, pero la curiosidad provocada por otros de mis sueños de cuyo final no me puedo acordar no ayuda y me hago preguntas constantemente. En realidad, mis sueños vagan entre el miedo y el insomnio y tratan de darle a mi día sentencia de por vida. ¿Debería presionar mi cerebro durante el suño o debería instalar una cámara escondida con receptores? Por lo menos podría mirar mientras duermo todo lo que hacía durante la noche y si no sería muy sucio podría llamar a mis amigos y mientras bebemos un té fuerte ellos, como narradores, podrían hablar de sus sueños que no pudieron ver de manera poco sofisticada. Si esto sigue así, no voy a poder terminar el libro. Tal vez debería aplastar a Sócrates entre las páginas sobre el período Medieval de un diccionario de filosofía, en vez de escribir sobre un partido de backgamon con él. De esta manera, puedo llegar a ser igualado con él. Supongo qu mejor sería si escribiera una historia de amor y que yo fuera el protagonista quien se enamora de la chica más bella del barrio y que no permita a su padre, un hombre malo, que de la mano de su hija. Nooo. Esa seguramente sería una historia muy conocida. Mejor que les hable de mi amante la que vi en mi sueño hace unos días. No me acuerdo si era bonita o si la besé, pero de alguna forma me acuerdo que yo estaba temblando como hoja de Aspen y que era atravesado con resortes de la cama mientras ella comenzaba la platica: "Hola." "Hola." "Te amo." "¡Venga ya, mentirosa! Acabamos de conocernos. Ves, ni siquiera tu "hola" ha formado parte del tiempo pasado." "Todo está bien, esto es nada más un sueño." "Claro que es sólo un sueño, si no fuera así, ¿cómo podrías decirme que me amas?" "Si tanto lo deseas, te lo repito. Te amo, ya." "No, no quiero." "Cómo quieras." "Por cierto, ¿cómo te llamas? "¿Por qué te interesa? Yo sé tu nombre." "Así que ¿no vas a decirme tu nombre?" "Llámame nada más la Chica de los sueños." "Bien, te llamaré la Chica de los sueños." "Puedes besarme si quieres." En esa parte de mi sueño, cómo idiota, me levanté, bebí un poco de agua, me fui al baño, golpeé tres veces mi cabeza contra la puerta y desaparecí debajo de las partes calientes de mi edredón. Supongo que cambié la atmósfera romántica con evento urinario y salpicaduras de agua de la cisternilla. Pero, continué. "No puedo acordarme de tu cara cuando me despierto. ¿Eres bonita?" "¿Es eso realmente importante para ti? Mírame bien." "Te miro." "¿No soy bonita?" Mi voltereta debajo del edredón, como si exhalaba la palabra "romanticismo" y la punta de mis pies que buscan un lugar más caliente, estropearon todo. "¿Por qué no podemos vernos en la vida real?" "No lo sé." "Tú no sabes nada." "Me despertaré pronto." "¿Puedes venir mañana también?" "No lo sé." "Entonces, hablémos un poco más." "¿Quieres que vayamos a tomar un pudín, como chicos enamorados que van a la secundaria?" "¿Dónde encontraríamos una pastelería abierta a estas horas de mi sueño?" "Anda, tal vez y encontramos una. Y no te olvides de que yo soy la Chica de los sueños y que puedes ir a los lugares de tu subconsciencia." El sol finalmente decidió salir y sus rayos traspasaron las partes de encaje de la cortina y la Chica de los sueños desapareció delante de mis ojos como una nube de polvo. "Chica de los sueños, ¿dónde estás? J*oder... Se ha ido de nuevo." Como siempre, la sinfonía de mi sueño desvaneció en el basurero. Lamento mucho que no pude besar a mi querida de cuyo rostro no me acuerdo; y me pregunto cómo voy a anotar esta historia de amor. Continuamente pienso si esta chica era bonita, si salgo y busco su sombra en las aceras o busco encontrar sus miradas en las de un vendedor de rosquillas, ¿podré encontrarla? Podríamos encontrarnos en el mismo autobús y ella tal vez querría sentarse y mirando a las caras de hombres más viejos podría ofrecerle el asiento. ¡Nooo! Convirtiéndose en el sueño en mi sueño tal vez ella aterrice hacia mi con sus alas, ¿quién sabe? Y como si no tuviera nada más que hacer, seguiré pensando en esa chica hasta que me duerma. Hombre, ¿podría esa chica del sueño ser una vieja solterona que chismorrea, vaga por los sueños y corteja con todos? Tal vez debería preguntar a mis amigos: "¿Fuiste a tomar un pudín anoche?"

REVISTA "KAFASINA GORE"

ARTICULO N°5 "EL NIÑO EN MI" 11/2015

#EnginAkyürek #EnginAkyurekArgentina

EL NIÑO EN MI Por ENGIN AKYUREK
desde Kafasina Göre Revista

Cuando se escribe una historia, incluso un gato en la calle puede ser su protagonista. Pero, tengo que decir de antemano que el héroe de esta historia soy yo.
Héroes, leyendas y rumores mojigatos que fueron fabricados en el transcurso del tiempo, con los sonidos resonantes, y que se conjugaron con "érase una vez"; los de los cuentos de hadas de Oriente a 1001 Noches, desde Tepegöz (1) a Dede Korkut (2), a partir de Keloglan (3) para obras de teatro de la aldea en la que el jefe de la aldea juega un camello; si te cansas de ellos, viajar dos mil kilómetros de distancia, y usted tendrá héroes de Caperucita Roja a Pinocho, la Cenicienta de la pesadilla de nuestra vida, Pollyanna. A pesar de que no nos damos cuenta, ellos son nuestros héroes. Suena arrogante cuando decimos "la mente del niño", pero nuestros héroes con su brillo papel brillante impregnado en nuestras cosas de niño todavía están en algún lugar dentro de nosotros. Si se salta las piezas fabricadas, todos ellos susurrar algo en nuestros oídos. Si los entendemos, se convierten en nuestra Kellile-Dimme, si no entonces nos olvidamos de ella. Su barba crece, sus senos se desarrollan, bla-bla se aprende algo y luego se aprende más ... Entonces esos colores que pintan su turno alma en una escena quejumbrosa de un actor de teatro que ve los flashbacks con mucho sonido de violín en el fondo. Cuando usted sale, a convertir su profesor o sus amigos en un protagonista con una teoría de la probabilidad no explicada y te conviertes en el mejor director elenco del mundo con su alegría infantil. Sólo para actores Rencor abusan malos clichés chico, que adornan los malos épicas con conciencia. Una vez que esos héroes se convierten en extras y se convierten en la tristeza de Yeşilçam Street (4), entonces te llaman "un hombre". Y empiezas a aparecer granos en la cara con una navaja delante de un espejo.
Yo soy el héroe de esta historia y yo construiré mis frases de una forma acorde a un héroe. Si tan sólo pudiera decir acerca de mí mismo un poco, todo va a derramar y voy a comenzar la construcción de frases, uno tras otro. Como ustedes saben, primero usted describe las características físicas de un héroe y luego su / su estado psicológico. Es la desgracia de ser un héroe; el alma está enterrado entre el cuerpo y sus órganos; se describe como un ojo o un clavo y gravar su corazón con una responsabilidad cardiovascular. Puesto que soy el héroe, escribo mi estado psicológico, la elección de escribir las cosas bien educados y no cometer un error literaria [Nota del traductor: se está jugando en palabras aquí. "Edepli" y "edebi" sonido casi la misma. "Edepli" significa buenos modales o decente mientras que "edebi" significa literaria]. SILENCIO. Nuestro estado psicológico que estamos en prefigura el futuro para algunas personas y dice algo del pasado para los demás. Creo que se ha estado bastante tiempo que he encontrado un botón de "silencio". Me estoy convirtiendo en y fuera de vez en cuando sin soplar mi fusible y, alabado sea, puedo usarlo bien. Como un último robot de cocina de moda, mezclando en mí mismo, puedo perderme en silencio en la vida moderna. Yo estoy diciendo esta situación sólo para ti. Sin más preámbulos, he vuelto a mi héroe, que es, a mi historia.
Era viernes. Quería tomar Estambul y alimentarlo con leche de cabra en el centro de Anatolia en ese viernes. Muchas personas están familiarizadas con su tráfico. Sus caminos y puentes, como si fueran Castillo Esztergom, no dejar pasar a usted. Empiezas haciendo cálculos en su mente: "Hombre, ¿cuándo nos venden tantos coches?" Si hay un coche por la cabeza, la ampliación de las carreteras de autobuses Metro es inútil. Después de todo, es el mismo Estambul conquistada por Fatih (Mehmet el Conquistador). Era viernes y yo estaba en un taxi. Mi silencio, impregnando la cabina, estaba cobrando 40 kurus por kilómetro y el mío era un silencio de una especie que podría silenciar motor 1.4 diesel de la cabina. Conductor, distante, ni siquiera mirar a la cara, como si estuviera viajando con el cigarrillo que estaba inhalando. Su infelicidad y la ira impregnado el asiento, el espejo en el interior, y el rosario sobre la palanca de cambio en lugar del cigarrillo. Me abrí botón de silencio una vez más y bajó la ventanilla para evitar que mi diafragma de hinchazón de la falta de oxígeno en el interior. Supuse que había una solución para todo con un hábito de mis años de escuela primaria.
Cuando el tráfico se detuvo de repente, una especie de efecto plancha de vapor salió de la nariz del conductor de taxi.
"Es como que los viernes", le dije.
"Puff", dijo.
Yo no he dicho "Es posible que se acostumbra a ella, sin embargo." Estaba a punto de decir, pero me di por vencido, porque no quería que la ira y el temple de su rostro para personalizar los problemas.
Encendió otro cigarrillo. Aspiró una sentencia muy cariñosa como "Usted no se verá afectado, a la derecha" en un suspiro y cambió todo el interior con la nicotina. Aspiró tan profunda que la ceniza del cigarrillo se reflejó en la cara de la ventana de la cabina. Sus sufrimientos, enojos, lo que le tocó vivir o lo que no podía hacer, todos ellos, convirtiéndose en una cortina de humo, ya ha recibido en sus pulmones, y luego fue exhalado como una melodía de maldiciones grave. Mientras exhala su humo, dijo "Ojalá no hubiéramos tomado este camino." Cuando dijo "Ojalá", lo tomé personal y dijo: "Es como este viernes." Cuando él no respondió, me comenzó a jugar con mi teléfono. Nadie me había llamado. Comencé a leer los mensajes antiguos para pasar el tiempo. Por suerte, un par de cosas perturbaba el silencio; sistema de radio primero de la cabina sonó y luego sus amigos dijeron cosas como "No, no tome ese camino!" "Ismail, ¿dónde estás?", etc. Estos le perturbaron también. Así, se dio la vuelta en la radio. Dado que las etiquetas de la radio fueron borradas, sólo empujó los botones al azar. Él sintonizado a una estación muy ridículo y escuchamos el mismo comercial durante 15 minutos como si estuviéramos escuchando una canción de cuna y avanzó unos 200 metros más. El comercial tomó tanto tiempo que yo quería ser la primera persona que tomó la panacea poción que ofrecieron primeras 100 personas que se llamaban. Parece que la poción había trabajado porque el tráfico construido hacia abajo y, finalmente, el conductor desplaza a la segunda marcha. Cuando pasó a la tercera velocidad, todo mejoró. Si se movió a la cuarta velocidad, podía llorar lágrimas de felicidad, pero yo no quería pasar a la quinta marcha con este controlador. Cuando el atasco se separó, nuestras células fraternal empezaron a bailar Halay como si se unclogged nuestras arterias. Incluso el conductor inhaló su cigarro con el placer. Aspiró con cuidado de no ofender a sus células de baile de hermandad. Mi silencio se evaporó. La parte sencilla de la vida te hizo bailar Halay, las cosas que tomó tan en serio hacía ruido metálico en las cuerdas de tu corazón. La cabina se convirtió en el centro de algunas cosas como todo lo demás.
Desde que iba a salir de la cabina antes, he comprobado el metro. Mostró veintiocho liras. Mientras estaba restaurando el valor del dinero plegada que saqué de mi bolsillo desplegando ellos, vi la foto de un niño pequeño se adjunta al lado del metro. Me dije a mí mismo "¿Cómo puede este hombre con cara agria tener un hijo tan hermoso?" Pensé en su madre sin cruzar las líneas morales. Y luego, para ser honesto, como todo ser humano, pensé en cómo mi hijo sería si tuviera un hijo.
"Él es tan dulce, que Dios lo bendiga", le dije.
"¿Eh?"
"El niño en la imagen."
"Ah", dijo y se rió, mostrando que podía reír. "Ese soy yo."
"¿Qué?", Le dije sin reaccionar demasiado.
"Si ese soy yo. Amo esta foto. Yo lo veo cuando me siento estresado o aburrido. Esa es mi única foto ".
"¿Sólo?"
"Sí." Él ya había pasado cuando me baje. Me di cuenta de que el medidor muestra 32 liras ahora.
"¿Sólo?"
"Mi madre quemó las imágenes en la estufa por error. Yo tenía sólo cuatro o cinco fotos ".
"Lamento escuchar eso. Por suerte, usted tiene éste ".
"Hice un par de copias de este. Nunca sabes."
"Estás bien."
Yo estaba tan sorprendido. ¿Cómo surgió esta niña feliz a su vez en esto? Como si esta imagen fue la última vez que él sonrió.
"Usted sonríe allí es muy agradable." En cuanto a la imagen, se agarró la rueda motriz como si estuviera sosteniendo las manos de su infancia y como si él no quería hablar más de esto.
"Siempre es así los viernes."
"Sí, es siempre así los viernes."
Cuando te dije que yo era el héroe de esta historia, yo mentí un poco. El conductor era el héroe de esta historia. Mientras que baja, miré a esa foto feliz una vez más y le di 10 liras cambian de nuevo a mí.
Llamé a mi mamá en cuanto me bajé del taxi.
"Mamá…"
"Sí, hijo?"
"¿Podría usted enviar mis fotos de la infancia?"
"¿Lo que da?"
"Quiero que los que me sonrió."

>>>EQUIPO ENGIN AKYUREK ARGENTINA << 

Notas del traductor:
(1) Una criatura legendaria (ogro) con un solo ojo en la frente en la mitología turca
(2) Una muy famosa épica historia de los turcos Oghuz
(3) Un muchacho calvo que es un personaje ficticio de Turquía
(4) Yeşilçam Calle refiere al arte película turca y la industria

REVISTA "KAFASINA GORE"

ART N°6 "UNA BREVE HISTORIA DE AMOR" 12/2015

Título: "Una breve historia acerca del amor”
Autor: Engin Akyürek 
En: Kafasina Göre
UNA BREVE HISTORIA ACERCA DEL AMOR
-Introducción:
Palabras y frases…a quiénes le pertenecen? Son las acciones de un hombre y las victorias que se le atribuyen aquellas que lo hacen un héroe? Existe un héroe, sin embargo, él no ha descubierto continentes ni tejido grandes conspiraciones.
A la velocidad de la luz, en las más secretas habitaciones, cada uno de nosotros puede construir su casa al interior de los límites de nuestros sistemas internos; podemos susurrar las canciones más entusiastas del mañana. 
El destino de un héroe nunca han sido las gestas heróicas.
¿Lo que hizo a Napoleón un “Napoleón” fueron solo sus invasiones y cruzadas?
Si los héroes solo funcionan para las cosas heróicas, terminará como las imágenes romanas (estatuas) en las que exageran mostrándose a sí mismos… o como “Super Mario” que colecciona monedas de oro con tres vidas y, sin embargo, no puede ser capaz de conmover los sentimientos y los corazones de otros… los pequeños corazones que las redes sociales ponen en nuestros bolsillos, con cada “like” que puede controlar locamente nuestra alma y cegarla.
Desafortunadamente, los científicos que dedicaron sus vidas a la ciencia no pudieron descubrir una gran flecha para lanzarla dentro de nuestros corazones, dejando nuestras lenguas perezosas para continuar con nuestra falta de afecto y amor… nuestra falta de sacrificio.
Los científicos no son perezosos, entonces…somos nosotros los que nos acostumbramos a ser perezosos después de 9 meses de descanso.
-La historia principal:
En la etapa de la preparatoria (escuela)… no me pregunten en qué año…ah! Si tu eres curiosa yo te diré… en los años en los que no se supone que encontremos a nuestra chica favorita en una red social, en la época en la que se hablaba de la escuela.
Los años traen a nuestra mente recuerdos de virilidad y pubertad… esos años que un hombre no quiere recordar, y si ve las fotos de esos días los maldice.
Yo estaba en la mitad del segundo año de preparatoria. Yo y mi mejor amigo Mohamed, éramos hermanos (amigos a ese grado, quiero decir)… nosotros estábamos en las mismas clases… mi amigo (que es más preciado para mí que mi propia alma) era una persona introvertida y, por supuesto, yo no solía hablar mucho tampoco.
Cuando eres un niño de una vecindad popular, si tu vecino está hambriento, tú no puedes dormir…era de la misma forma en nuestras clases de matemáticas… nosotros estábamos siempre allí para ayudar a los demás y seguimos ayudándonos unos a otros hasta que el profesor note algo anormal…nosotros solíamos tener la mayor puntuación haciendo trampa…solíamos reírnos mucho, realmente; la cosa más fácil que sabíamos hacer era reírnos solo para oponernos a los que nos decían que debíamos ser serios.
Nosotros siempre nos decíamos nuestros secretos uno al otro…nuestros cuerpos delgados eran un recurso para nuestro caos infantil pero cuando nosotros hablábamos de chicas de faldas a cuadros, solíamos convertirnos en chicos serios…el amor era un concepto fácil de conversar, ya sea con o sin pruebas.
Yo me sentía afortunado de tener un amigo como Mohamed.
Al final del invierno una nueva chica ingresó a nuestra clase…su nombre era Bilge… cuando Bilge solía sentarse en la fila delante de mí, me convertía en menos que ignorado…todo lo que solía aprender se convirtió entre los mechones de su cabello, la manera en que caminaba, su perfume que olía toda la clase y yo le representaba una edad mayor que la suya.
Dicen que una fracción de tiempo en el amor es un cuarto de segundo…que el amor dividió mi corazón en 8 secciones…yo me dije a mí mismo “yo la amo platónicamente”, mirándola desde lejos. La falta de sueño…escribiendo cartas…ensayando conmigo mismo cómo hablar con ella…y, finalmente, nunca expresarle este amor por ella o cualquier cosa que fuera.
El amor platónico es la forma de amor perfecta en el tiempo de la escuela, en un mundo en donde las cosas son consideradas un problema varios años después.
Cuando me enamoré, la risa cambió un poco, los gustos y las voces se mezclaban, el postre era salado y la sopa tan dulce como un jarabe; en clase. Yo solía controlar las cosas con mis ojos traseros: “es ella mirándome a mí!”; si ella no estaba mirando, yo la miraba con mis ojos originales de frente.
Pasó un mes, pero aún así nuestras conversaciones eran tan serias, como si fuéramos dos personas a punto de salvar el mundo.
Yo estaba decidido a explicarle de mi situación a mi amigo Mohamed (que era más preciado para mí que mi propia alma). Al final de la semana, yo estaba viendo al hombre de nieve fuera de nuestra casa mientras ensayaba conmigo mismo las palabras que quería decirle a ella.
Algunos días no son olvidados en el año, ese día fue uno de ellos. Era un lunes…palabras matutinas como de costumbre desde el inicio de las clases…luego, pautas en la clase. La primera lección fue una excelencia en matemáticas y la excelente presencia de la hermosa Bilge; incluso cuando pasaron los años, todo lo que el profesor nos enseñó en esa hora se mantuvo en un lugar de mi mente. Si me hubieran preguntado en ese entonces cómo escribir la aritmética de mi amor, “X” hubiera sido mi condición incapaz de no contener mi secreto amor nunca más.
Sonó el timbre del recreo cuando me encontré con mi amigo Mohamed (que es más preciado para mí que mi propia alma), justo en frente de mí. 
“Hermano, ven, te voy a comprar una salchicha suiza” –él dijo-.
“No me gustan las salchichas” –dije-. “No tengo hambre, tampoco”.
Yo no quería añadir un olor a ajo para mi escena con Bilge.
“Qué terco eres, hermano, vamos!”
No era costumbre de mi mejor amigo insistir en algo, pero cuando lo hacía, no solía tener una auténtica razón detrás de ello.
“Hermano, quiero hablar contigo acerca de algo” –dijo-.
Hasta donde lo conocía, cuando él decía que quería hablar conmigo de algo, ese algo no era realmente una cosa buena. 
“Hermano, hasta ahora no te he revelado esto a ti, pero me he enamorado” –él dijo-.
Algunas frases no son importantes para ser dichas…letras solo frenan una por una y regresan de nuevo al lugar de donde vinieron, sin embargo, tu puedes entenderlas.
“Como si tuvieras páginas de frases preparadas para decir” –yo dije-.
“Pero tú no me has preguntado quién es” –él dijo-.
“¿Bilge?”
“¿Cómo lo sabías?! Y yo estuve tratando de no demostrártelo!”
Y algunas preguntas no tienen respuesta.
“Hermano, ¿tú puedes jalarle algunas palabras de su lengua…puedes averiguar sus sentimientos?” –él preguntó-.
Había pasado algún tiempo desde que Mohamed no preguntaba por mí, parecía que estuvo ensayando bien para su actuación.
Me quedé en silencio, teniendo algunas largas miradas en Bilge…mi amigo comenzó a sospechar de mi silencio y mi falta de comentarios sobre su amor.
No hablamos nuevamente de eso y en silencio comenzamos a sacar a Bilge de nuestros corazones. 
A medida que pasaba el tiempo, los pasatiempos, lenta pero intensamente, regresaron a sus lugares. La sal se hizo más salada, los dulces era más azucarados a la medida de ser pegajosos.
Un día estábamos en la clase de educación física, haciendo todo aquello que debíamos hacer para convertirnos en atletas, en movimientos de estiramientos…yo estaba frente a Bilge; ella sostuvo mi brazo y mientras estiraba hacia ella, no fue solo mi brazo lo que estiró…ella estaba estirando a lo largo las venas de mi corazón. Yo quería mirarla a los ojos pero no podía. Mi brazo se convirtió en algo tan suave como el algodón. 
“¿Estamos en un conflicto o algo así?” –ella preguntó-.
La clase terminó y el color rojo de mi pesada camiseta PE había pasado a mí, y yo ya estaba sintiendo el calor en mis orejas en el momento en que su cabello estaba rozando mi cara y quemando mi alma!
“Te amo, idiota!” –ella dijo-. Fue a la clase sin mirar atrás.
En ese momento, con el color rojo de mi camiseta, yo estaba aprendiendo una lección en la vida. 
La siguiente semana yo le dije: “Yo quiero a alguien más”. 
Pasó mucho tiempo. El sacrificio que hice por mi amigo (que es más preciado para mí que mi propia alma) se convirtió en el titular del periódico mural de la escuela y los chismes susurraban en la escuela. Me mencionaban como un héroe y me respetaban de una manera realmente especial.
Yo no fui tratado como un alumno nunca más, yo era una estrella de rock. Mi ingreso a la escuela era como el ingreso de Marshall.
Pasaron los años. Yo estaba hablando con Mohamed al respecto, él tenía una sonrisa en la cara y preguntó: “Si sucediera hoy en día, harías lo mismo otra vez?”.
“Yo no tengo la intención de ser un héroe” –respondí-.
En ese momento yo estaba caminando alrededor de la escuela como los soldados de Atila que venían a la ciudad, sintiendo el amor en los ojos de mi amigo (que es más preciado para mí que mi propia alma). Con las mejillas sonrojadas dije: “Yo nací para ser un héroe”.
===========================

 

REVISTA "KAFASINA GORE" "EL PERFUME" MAYO 2016

ART 8 EL PERFUME
Hace años

En mi mochila, un aroma que impregna había empezado desde mi libreta al lado de mi 0.7 lápiz retráctil. Cuando uno tiene una mochila, la mente también es como una tienda de suministros de oficina. Me había tomado tanto como un niño en un rojo uniforme escolar memorizando la tabla de multiplicar para averiguar la fuente del olor. Una respuesta para nueve veces siete o convertir todo en cero cero fue mucho más allá de nuestra comprensión en ese entonces. Difundiendo el aroma de mi cuaderno había cautivado mi mochila tanto que casi parecía como si alguien más está bolsa. Este era el perfume que estaba aferrada a mi mochila, e implícitamente a mí, por el aroma de goma pertenecientes a ayça (ay-Cha) cuyos dientes eran como mordidos por un ratón. El aroma de la fosa de las páginas de mi cuaderno había creado el mundo con esencia de el niño, que había estado tratando de estudio sobre la mesa en casa. La relación entre el olor y la acción de borrar ayça ella misma se ha convertido en más que un nivel filosófico. Borrando significaba un poco escondida. Como un coleccionista de estampillas, yo había empezado a coleccionar mis recuerdos con el aroma impregnado de ese cuaderno. Este fue el comienzo de una pasión que se convertiría en la más hermosa del mundo hobby. Yo había grabado un montón de cosas al borrar una coma mal colocada. El borrador de ayça cuyos dientes fueron mordidos por un ratón se había convertido en la más poderosa del mundo grabadora. A lo mejor, esto es por qué las cosas que me trató de borrar toda mi vida. Tenía un olor. Tratando de borrar las cosas fue un acto sobrehumano y no hay lugar para errores de ortografía en la vida. Tal vez, no recuerdo la cara de ayça años más tarde, pero todo lo compartido durante esos años escolares habría apoyado en mi memoria con un olor, me hace más humano.

Años después...

Más preocupado en mi manera, yo estaba navegando en el peor de los vendedores en una librería. Me sentí como si estuviera en un supermercado en lugar de una librería y estaba tomando un viaje literario entre los pasillos. Cuando yo estaba a punto de convertir a la literatura turca en el pasillo, mi abrigo y mis manos de repente empezó a oler como un perfume. En realidad, era más bien como la forma en que ella usaba el perfume más que el mismo perfume. Miré a mi alrededor, pensando si la chica de pie en el pasillo de los libros de desarrollo personal lo llevaba puesto. Cuanto más he caminado más el aroma impregnado. Parecía que estaba exponiendo perfumemonoxide como he respirado por fuera. Por qué tenía este perfume que crearon grandes corazones en mi olor fronteras estado rodeando a mi cuerpo? Saliendo de la librería, había ido al baño de la cafetería cruzando la calle y tuve que querían deshacerse de ese olor por lavarme la cara y las manos. Cuando me habían capturado mis ojos en el espejo mientras lavaba mi cara, tuve empapadas de agua en la cara de nuevo, pensando que podría ser un sueño. Cuando alguien había llamado a la puerta, me habían sacado de vuelta a la realidad por el primer golpe y salió del baño a la próxima persona sin siquiera secando mi cara. Tuve envidia, miró al hombre con quien me encontré en la puerta del baño porque era imposible para él como para no oler el aroma terapia de mi cuerpo y compartir su perfume con ese hombre había traído la palabra "celos" de vuelta A mi vida de nuevo. Estaba caminando rápido y mientras tanto, girando alrededor de la nariz y oliendo mi cuerpo para marcar el lugar donde mi cuerpo emanaba ese olor. Yo sabía que tenía que deshacerme de ese olor tan pronto como pude, tomando una ducha. Cuando una vez que el archivo de memoria se abrió, el mundo puede convertirse en un caldero de perfume.

Mientras mi nariz cambiar lugar con mi boca que estaba cansada de oler, uno de mis amigos a los que me gustaría suelen tropezar con en los momentos más ridículo, había dicho " qué pasa hermano?".

Usando uno de los rodeos oraciones, me había dicho: " bien, y tú?"

" estoy bien hermano. Si no tienes nada que hacer, vamos a tomar el té."

" voy a ir a casa."

" sólo un té, hombre."

" hueles algo en mí?"

" te refieres a sudar?"

" no hueles nada sobre mí?"

“Nooo”.

Las tres " o " de " no ", Que no tengo ninguna correspondencia en turco, había confundido a mí más. Supongo que las válvulas nasales bajo su joroba nasal se había atascado.

" te refieres a que no huelo nada sobre mí?

“Nooo.”

Después de que fuimos en nuestra maneras olorosas, yo había regresado a la librería. En realidad, sabía lo que tenía que hacer. Necesitaba tres cosas pero tenía especialmente quería consultar la sección donde guardaban perfumado borradores. Colorido y con personajes animados que no sabía, estaban oliendo como un detergente. Mientras yo estaba rondando mi nariz sobre los borradores, había sorprendido a una pequeña niña de ojos. Tratando de no llamar la atención, había encontrado una goma ayça es similar a la goma de borrar, compró un cuaderno y un lápiz con él, y luego salió de la librería.

Una mesa, un lápiz en la mano, y un papel en blanco... Aunque el borrador perfumado fue el actor principal, se sabía la importancia de cómo y dónde sería utilizado. El olor, convirtiéndose en tangible, como una parte de mí, estaba en el movimiento con mis manos y mi cabello. Yo había empezado a escribir la fuente del aroma, nuestra reunión, nuestro primer hola...

Hola

Hola

Antes de que a medio terminar mi té, yo había escrito muchas páginas. La armonía creada por frases hermosas salía a borbotones de mi mente es siete torre mazmorras [nota del traductor: se refiere a profundos rincones de su mente.] Como escribí, ayça perfumado de goma estaba siendo degradado a un extra de un actor principal. Yo no quiero borrar nada. Todo era tan real como lo que escribí. Mientras yo estaba escribiendo su olor, estaba describiendo toda clase de flores sin utilizar ni una coma.

Hola

Todo era constante en una manera inocente, creada por un saludo. No tengo un diccionario para escribir mal las oraciones. Como escribí, yo sentía que el olor rodeado mi cuerpo estaba disminuyendo lentamente. Mi verbos se estaban convirtiendo en impregnado con el olor de la albahaca, y la crueldad y la rebeldía de un verbo fue cediendo a sí mismo a la supremacía de su tema.

Hola

Yo era subrayando que palabra como la más hermosa del mundo la palabra amor. Yo sabía que había olor algunas palabras y legendario poeta tenía hermosas las habitaciones de los aromas que no pueden ser producidos por cualquiera de las marcas de fragancia.

Ni siquiera estaba bebiendo el té en frente de mí porque teníamos frases que bebimos té. Las cosas impregnado en nuestros recuerdos podría ser más fuerte que cualquier otra cosa. Incluso el sonido de una cucharadita fue más eficaz que el módem indicadores que indican la hora y el lugar. Yo tenía una sonrisa enorme como un croissant en mi cara. Era una sonrisa entre mis labios y dientes, esperando a reír. Cuando levanté la cabeza, me ha pillado el ojo de mi amigo, a quien me topé con anterioridad. Mi sonrisa se había deslizado de los dientes de vuelta a mis órganos internos. Acosando y sarcásticamente, él me dijo:

" hermano, no te vas a casa?"

" yo quería tener un té."

Decir "Uh-huh", Tenía que se sentaba delante de mí. Como si eso no fuera suficiente, él había dicho,

" puedo tener uno, también?"

Entonces, cuando él se levantó y dijo: " hermano, qué pasa, te has lavado tu mismo con una mujer fragancia? Todo tu cuerpo huele."

Tuve que calentar mi viejo devolverle la sonrisa y dijo " noo."

By engin akyurek fans club universal